Año de nieves…

¡¡¡Saludos!!!

Bueno, se cumple la segunda semana de prácticas en Gullón, en Aguilar de Campóo (no sé si el acento va en la primera o en la segunda “o”).

Seguimos aprendiendo a realizar las tareas que me encomiendan, las que van a asociadas al puesto de técnico en el dpto. de Calidad, en producción. Poco a poco me voy sintiendo más cómodo en el puesto, y qué puedo decir, estoy a gusto en el lugar.

Salvo por un pequeño detalle: el clima de Aguilar tiene un punto extremo con el que me va a costar hacer las paces. Para ir al grano: las nevadas que estamos sufriendo este enero son de aúpa, algo a lo que un salmantino de pro como un servidor no está acostumbrado, honestamente.

“…el clima de Aguilar tiene un punto extremo con el que me va a costar hacer las paces…”

Para muestra un botón: la nevada del pasado jueves 22 de enero…

Nevada en Aguilar de Campoo 01 (22/01/2015)
Mi pobre Astra enterrado bajo casi 30 cm de nieve. No pudo moverse ni para adelante ni para atrás.

Había visto el pronóstico del tiempo la noche anterior y sabía lo que podía encontrarme esa mañana. Aún así, nada te prepara para esto si no estás habituado.

Ya llegar al coche fue toda una experiencia: había unos 40 cm de nieve en el suelo, en algunos puntos incluso más. Me pasé un buen rato retirando la nieve del parabrisas, de los faros… pero al final no sirvió de nada porque sacarlo de allí era imposible.

Para llegar a la fábrica de Gullón no quedaba más remedio que ir a pata. Con mis zapatos normalillos y mis vaqueros. No hay mucha distancia, como unos 15 minutos andando desde mi apartamento. Pero esos 15 minutos, en un día como este, pueden ser épicos.

“…15 minutos, en un día como este, pueden ser épicos…”

Nevada en Aguilar 02 (22/01/2015)
El paisaje a los lados de la carretera, camino de la fábrica, era como veis. No podía distinguirse el borde. Me caí varias veces… había restos de caídas de otros antes de mí, como guantes, gorros y alguna cartera. En fin…

Nunca me he sentido menos preparado para algo, o al menos que yo recuerde. A cada paso que daba me daba la sensación de que iba a rodar por el suelo irremediablemente… cosa que de hecho pasó, 2 veces. No había forma de saber cómo era la superficie debajo de toda esa nieve.

Nevada en Aguilar 03 (22/01/2015)
El paisaje de la carretera era Minnesottesco, como sacado de Fargo. Mejor será que me compre unas polainas y unas raquetas para la nieve, tengo prácticas hasta abril…

Alguien paró su coche para indicarme que había perdido una pareja de guantes… que no eran míos. En fin. Justo antes de llegar a la rotonda el Jefe de Sistemas de Gullón me recogió en su coche y me llevó hasta la fábrica: gracias al cielo que apareció este hombre.

Tuve que quedarme a comer en la fábrica claro, un par de sandwiches de queso y chorizo. Mejor que nada.

Por la tarde volvimos un grupo de 4 personas de la fábrica por la carretera, de noche, pero llegamos sanos y salvos a casa. Menuda aventura, aunque salimos airosos. Quién sabe cuántas más me esperan durante mi estancia en Aguilar…

EDIT: semana del 2 al 8 de febrero de 2015

Esta semana ha habido un temporal fortísimo que ha generado las mayores nevadas en décadas aquí en Aguilar. La nevada de hace 2 semanas es un juego de niños comparada con estas. Y es que ha estado nevando durante toda la semana.

Como os podéis imaginar, coger el coche ha sido tarea imposible. Sólo los todoterrenos han salido airosos del reto, y con muchas dificultades. Ilustremos el asunto con unas imágenes para que se entienda mejor lo que quiero decir…

De camino al trabajo en la fábrica de Gullón desde mi casa. El coche estaba enterrado bajo 50 cm de nieve como mínimo, así que tocó hacer el camino a patita. Aunque no lo parezca eran las 4 de la tarde… no se veía nada.
Siento el dedito a la izquierda, pero es que sujetar el móvil con el viento helador que hacía era muy complicado. La fábrica adonde me dirigía está al fondo a la izquierda.
Este era el aspecto de la calle enfrente de mi casa. Los coches estaban enterrados bajo cantidades considerables de nieve.
Otra foto con el mismo tema. Apenas se distingue la carretera de la acera.
Casi medio metro de espesor tenía la nieve a la altura del portal de casa.
Anuncios
Año de nieves…

Prácticas en Gullón – Primeros días

Ok, antes de nada, pongámonos en antecedentes. A lo largo del último año (desde febrero de 2014) he estado siguiendo un Master de Gestión Integrada en la Escuela Europea de Negocios (EEN) de Salamanca. En busca de un horizonte laboral más estimulante y prometedor, y estoy muy contento con la experiencia.

He realizado 2 proyectos de los que creo que me puedo sentir orgulloso, he conocido a profesionales impresionantes y mis compañeros de Master han sido personas interesantes y capaces. Una vez presentado el proyecto de Estudio de Impacto Ambiental, el Master termina para mí… bueno, queda todavía el periodo de Prácticas en una empresa.

Y héme aquí en Aguilar de Campoó (Palencia), realizando las prácticas en el Departamento de Calidad Galletas Gullón, una empresa muy grande con una sección de producción enoooorme.

Las prácticas empezaron el pasado lunes 12 de enero de 2015. En ese primer día, recibí la formación de prevención de riesgos laborales para calidad, formación del proceso productivo, el equipo de prevención de riesgos para el trabajo (botas de seguridad con puntera reforzada, bata, bolígrafos de uso en fábrica, red para el pelo… si lo tuviera xD), por la mañana. Por la tarde, me dieron un recorrido por la fábrica en sí, con énfasis en los distintos procesos productivos que se llevan a cabo, así como los sitios en los que tiene lugar el trabajo del área de calidad en el que voy a realizar las prácticas: los lugares por los que se supone que voy a moverme. Tuve ocasión de conocer a mi tutor de prácticas, mis compañer@s, etc.

Hoy por la mañana he estado realizando trabajo de oficina, con el sistema informático de la empresa, rastreando no conformidades que suceden a lo largo de la producción de cada día, etc. Very interesting (para mí lo es). Y por la tarde nos hemos movido por las instalaciones para realizar tareas de comprobación de la conformidad del producto, en cada una de las distintas líneas de producción.

He podido conocer tanto la faceta de oficina como la de campo del trabajo de calidad en factoría. Ha sido muy interesante, aunque al mismo tiempo entiendo que pueda llegar a hacerse algo monótono pasado un tiempo, cuando se llegan a dominar las distintas tareas que te van asignando. Existe actividad como para mantener a uno ocupado durante las horas de trabajo (que se me han pasado volando) todos los días del año, lo cual es algo que me gusta particularmente, ya que odio los momentos de paro: necesito estar activo siempre.

Bueno, esto es todo por el momento.

Un saludo.

Adrián A. García

Prácticas en Gullón – Primeros días

Sobre este blog y sobre su autor

Hola, me llamo Adrián A. García. Este es mi blog personal. En este espacio voy a desarrollar mis experiencias, reflexiones, pensamientos, ideas y otras cosas por el estilo que tengan que ver con mi vida actual.

No hay ni habrá un tema central en este blog. Tampoco una periodicidad concreta, aunque voy a procurar meter entradas regularmente. La extensión de las mismas será muy variable.

Bueno, aclarado esto me presento brevemente. Soy Licenciado en Biología, y hasta el momento no he trabajado en nada ni remotamente relacionado con el tema (tópico, lo sé). Tengo varios cursos y Master realizados. ¿Experiencia laboral?: casi mejor lo dejamos para otro post. He trabajado un tiempo en el extranjero (UK), hablo inglés fluidamente (cosa que de momento me ha servido de bien poco), japonés (ídem), y un poquito de francés (cursillo Assimil, muy bueno para hacerse rápido con lo básico del idioma).

Me gusta mucho leer, jugar videojuegos Nintendo, todo lo relacionado con la ciencia (en especial la física, raro que es uno), las revistas de viajes, navegar por Internet sin rumbo ni propósito concreto. También las croquetas, y el lomo ibérico. Y España, y Salamanca, mi adorada ciudad refugio.

Me considero Soy una persona soñadora. Un tipo raro, un friki por los pelos: quiero decir, visto normal y parezco normal, pero como me des conversación soy capaz de hablar en profundidad de cualquier tema, hasta de los más extraños que te puedas imaginar. Uno no eligió ser así. Y por ello me encanta hablar con todo el mundo: en ese sentido, tengo un cierto encanto peligroso. No me cuesta por ello dejar huella en la gente que me rodea, aunque no lo pretenda en absoluto.

De momento eso es todo. Iré ampliando y actualizando esta primera entrada con el tiempo, o eso espero.

Un afectuoso saludo,

Adrián A. García

Sobre este blog y sobre su autor